Antes de ser un jefe debes ser un gran ser humano.

“Altos cargos tienen muchas personas, pero buenos líderes son muy pocos”.

Leí esta frase esta semana en mis redes sociales y me resonó profundamente, ya que a diario, en muchas de las empresas en las que laboramos, nos encontramos con personajes desempeñando altos cargos muy seguros de que por haber logrado la posición en la que se encuentran pueden maltratar a sus empleados e inferiores de la manera que les parezca sin respeto alguno. Sus grandes egos no les permiten entender que sin ese grupo de personas no podrían estar en el lugar en el que se encuentran.

El tema del acoso laboral no puede ser medido de ninguna forma ya que las personas temen perder sus trabajos y la poca o mucha estabilidad económica que tengan, aguantando abusos de toda índole. Por lo general el jefe tiene el poder y lo único que ganamos con denunciarlo es perder nuestro empleo. Un país que “construye paz” debe educarse en construir relaciones laborales y personales de respeto, porque nuestro código genético evolucionó de la esclavitud y nos encontramos a diario con los subyugadores y los subyugados; en muchas compañías funciona, pero no es el deber ser de las cosas. Requerimos entornos saludables, en donde el disfrute por lo que se hace a diario en el trabajo es el mejor alimento para el cuerpo.

Un líder es un maestro en todo sentido, que enseña con ejemplo y dedicación; un líder nunca antepone sus necesidades personales a las de su equipo de trabajo, guía y camina de la mano con sus colaboradores, y, lo más importante, es quien descubre y ayuda a sacar la mejor versión y el potencial de cada una de las personas que trabajan con él. Un líder siempre transmite confianza y vela por el buen ambiente laboral, es generoso en el conocimiento y, sobre todo, es un buen ser humano, que se preocupa sinceramente por las necesidades de su gente; sin querer resolver todos sus problemas, siempre tiene una voz de aliento para todo aquel que lo necesite, porque sabe que la motivación es fundamental y que cuando nos sentimos apoyados damos más y mejores frutos.

Es imposible que intentes ser un buen líder si no tienes empatía, si no sientes como tuyas las necesidades de los otros y si no das ejemplo de compromiso y trabajo en equipo

Es imposible que intentes ser un jefe y explotes a tus empleados, que hagas caso omiso a los problemas que diferentes compañeros enfrentan en el área laborar.

Es imposible que intentes ser un jefe si tienes preferencias por x personas, por el hecho de ser de tu mismo país, es imposible que seas un jefe si prefieres a la gente acosadora que siga trabajando a que la gente que se esmera por sacar tu trabajo.

Hay jefes que piensan que porque tienen sus preferidos van a hacer bien su trabajo. Muchas veces esos preferidos tienen la doble personalidad. De hablar de ti a espaldas de otro.

Si eres un jefe aprende a hacer un líder, un ser humano, no seas tan mediocre tratando de humillar a los demás por tu cargo, tu posición, por querer a fuerzas que la gente haga su trabajo si no están bien emocionalmente, físicamente y mentalmente. Debes de ser buen jefe si tienes empatía por los demás, y haces de un ambiente laboral más cómodo.

No seas ese líder que se hecha al patrón a la bolsa, por querer más posición en tu cargo, aprender a aceptar que muchas veces debemos bajar la guardia y hacer conciencia que los empleados o “choleros” cómo llaman son los que sacan tu trabajo, tu puesto de trabajo, porque por ellos y tú patrón estás dónde estás. Si no hay empleados no hay mano de obra. No hay producción y tus ingresos bajan.

La vida esta llena de falsas ideas que ser un buen líder o jefe es tener ese cargo y pisotear a los demás cómo se antoje. No nos equivoquemos que la vida muchas veces da vueltas y ahora estamos arriba pero mañana quién sabe. Aprendamos a hacer buenos líderes buenos jefes, y buenos seres humanos. 👍🏻

…… OSIRIS NÚÑEZ ☺️

Soy una persona fuerte, pero hay momento que no puedo, siento que el corazón se quebranta. Soy un ser humano que nada más lucha por ser mejor persona, y lucha por poder sacar de lo mejor de sí. Confío en el Dios de arriba y lo tengo en mi vida presente, me lleno de orgullo al amar a Dios sin lucrarme de su palabra. Amo a Dios sobre todas las cosas y trato de ser un Ser humano que brinde sonrisas a quien tiene un día gris.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s